Ads Top

Dios alumbra tu camino a pesar de tus fracasos

Jesús es el faro en alta mar

En las circunstancias difíciles que puedas estar pasando, confía en que Dios está ahí. Aún cuando parezca que la oscuridad de la situación te impida ver la salida, y que la barca de tu vida se hunde, Él Señor no te dejará.

Tal vez los pensamientos de derrota invaden tu ser y el desánimo y desaliento invaden tu diario vivir, que te sientes desfallecer. Pero en medio de esa triste realidad que atraviesas, Dios se convierte en la única solución, en aquel que te consuela por medio de Su palabra y te toma de la mano para no dejarte caer.

Los fracasos de la vida te han llevado a sentirte solo, como un prisionero encerrado en la angustia de lo que será el futuro, te sientes como un hombre sediento de agua para calmar la sed de la desesperación, esa sed que te consume. Es allí donde Dios es el agua Viva, esa agua que puede vivificar tu ser y darte fuerzas para enrumbar tu vida.

Las malas experiencias que causaron un mal sabor en tu vida y que te hicieron sentir como un fracasado, deben quedar en el olvido y levantarte como el ave fénix, mirando a Dios como la única guía para una vida óptima, sabiendo que el mañana traerá nuevas oportunidades. Confía en Él y no en tus propias capacidades.

En medio de todo el dolor y después de haber llorado por las desdichas de tu vida, la paz de Dios te cubrirá y su misericordia renovará tu ser. Dios alumbrará el camino de tu vida y te sostendrá cuando los vientos de los problemas golpeen fuerte.

Nuca te des por vencido, aunque falles vez tras vez, levántate y sigue adelante. No permitas que el fracaso te paralice, lucha por conseguir lo que anhelas en la vida, pero que sea Dios el soporte principal para lograrlo.

"Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino". Salmos 105 :1.

"... Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?" Romanos 8:31.

"Tú encenderás mi lámpara; Jehová mi Dios alumbrará mis tinieblas. Contigo desbarataré ejércitos, Y con mi Dios saltaré muros". Salmos 18:28-29.

Escrito por John Estrada para tiempodeesperanza.net
Con tecnología de Blogger.